¡Nos mudamos!

•14 septiembre 2009 • Dejar un comentario

Sí gente, El condón de aquiles cámbia de casa. A partir de ahora lo podrás encontrar (un poco renovado) en www.elcondondeaquiles.com

Faltan cosas por ajustar, así que poco a poco el blog se trasladará por completo. En cualquier caso, aquí no habrán más entradas y en el otro encontrarás las nuevas y las antiguas ¡Qué lujazo! ¿Por qué no te cámbias?

Si nos seguías mediante RSS también deberás actualizar tu enlace (encontrarás el nuevo en la nueva dirección); y si tenías algún enlace al blog en tu página, blog o lo que sea, te agradecería a que lo cambies por la nueva, así me ayudas un poco 😉

Pues nada, os espero a todos en el blog nuevo.

Mi retiro espiritual

•29 julio 2009 • Dejar un comentario

Ya sé que escribo poco. Incluso a veces no escribo nada. Tengo a mis lectores abandonados, descuidados. Mi vida en general está así.

Muchos pensarán: ‘Joder, cómo se toca los cojones este tío’. He de reconocer que en un alto porcentaje, esa apreciación es cierta, pero no en su completa totalidad. Últimamente tengo ciertos proyectos en la cabeza que me atormentan un poco y me chupan mucho tiempo (…). Algunos ya los conocéis, otros no. Otros simplemente sois lectores de paso que habéis llegado aquí por error, casualidad o porque nadie sabe cómo, Google os ha traído hasta aquí. El proyecto al que me refería es ciertamente ambicioso, una web sobre Formula 1: Informula1.

En cualquier caso, no escribía para hacerme publicidad. Escribía para aclarar lo que dice el título: Ha llegado la hora de mi retiro espiritual. Esta es la parte que confirma que sí, que me toco mucho los cojones. Me voy a desconectar, a no saber nada de nadie. No visitéis el blog, no me llaméis. Realmente me voy a desconectar. Y cuando vuelva, no me pregunteis; simplemente es mi retiro espiritual. Tampoco me contéis vuestras mierdas. Espero que lo paséis muy bien con los vuestros, o con quien sea, pero no conmigo. Paso de mensajes por el Tuenti, por el Facebook o por el culo.

Estaré 20 días desconectado, sin saber nada. En serio, no entréis al blog. Vais a seguir encontrando la misma mierda que estás leyendo ahora mismo. Espero que os vaya bonito, y nos vemos dentro de más o menos 20 días (digo más o menos, porque igual tardo unos días en actualizar desde que vuelva).

Y a quien no le guste, que no entre más. Este es mi rincón, no gano nada con él, y lo cuido como quiero.

Un abrazo fuerte a todos y sean felices.

PD: Es importante que recordeis que no quiero saber nada estos días. Sólo llamame si pasa algo muy importante. Si estás leyendo esto y no sabes mi número, es porque no te hace falta; tú no me llames.

Lope de Vega, 16

•21 julio 2009 • 4 comentarios

Llegué tarde a mi cita como ya era habitual. Una quedada de amigos más. “Vamos a tomar unas copas que hace tiempo que no nos vemos” me dijeron la noche anterior. Entré en el local, busqué la mesa de mis amigos, pero sólo le vi a ella. Su cabello oscuro casi hasta media espalda. Su vestido largo como en los buenos tiempos. Sus ojos rasgados que le permitían ocultar su profunda mirada. Parecía que nada había cambiado. Ella igual de imponente que siempre. Yo igual de nervioso que la primera vez. Incluso el olor a sudor veraniego me recordaba a aquellas noches en la playa con los amigos. La había conocido en el instituto, y desde entonces, me enamoré de ella. Miré el reloj. Media hora tarde. Pedí una cerveza y me acerqué a la mesa. Saludé, y me apresuré a sentarme en una esquina intentando no exponer mi miedo. Algo dentro de mí me quemaba, y he de reconocer que jamás una cerveza fría me había aliviado tanto. Intenté apagar mi temor, seguir la conversación con normalidad y disimular, pero en cada gesto me delataba. Mi voz, ronca y profunda, temblaba y la situación se apoderaba de mí. Mi estupidez sólo me permitió derramar sobre mi camisa el último trago de cerveza que me quedaba. Era la coartada perfecta para huir. Me excusé, me levanté y me fui al baño. Miré el reloj. Sólo habían pasado siete minutos, pero se me hicieron eternos. Cuando salí, ya no estaba allí. Recibí un extraño mensaje en el móvil: “Calle Lope de Vega, 16. Te espero”. El miedo me pudo. Recibí el mismo mensaje durante las cuatro noches siguientes. Nunca me atreví a ir. A la mañana siguiente, con una mezcla de arrepentimiento y desesperación fui a la Calle Lope de Vega 16 convencido de que de no hacerlo, aquella misma noche recibiría otra vez el mensaje. Cuando me presenté encontré una nota en la puerta: “Si has venido a buscarme, ya es tarde. Cogí el primer tren de la mañana en dirección a un destino desconocido”. Agaché la cabeza, di un golpe de rabia en la puerta y me di la vuelta. Cuando me disponía a bajar las escaleras escuché una carcajada y una dulce voz que decía: “La nota es de la anterior propietaria, pero me sirve para que no me molesten”.

La cornada de la polémica

•17 julio 2009 • 1 comentario

El 11M, el 11S, ETA… Cada vez son más los temas que abren interesantes debates en la red. El ciudadano se está acostumbrando a opinar, pero sobre todo, a criticar. Los últimos en probar las ‘cornadas’ de la audiencia han sido los de Cuatro. Tras una cogida en los San Fermines, un corredor fallece al recibir una cornada en el cuello. La cadena de Prisa, que emite los encierros de San Fermín reivindica la exclusiva con una nota de prensa.

Diario de Noticias

Diario de Noticias

Distintos medios se hacen eco de la noticia. El primero de ellos, la web de la cadena que inmediatamente cuelga el video exclusivo para que todos podamos ‘disfrutarlo’. A la carrera le siguen los diarios impresos, que tanto en su edición digital como en la edición impresa se encargan de destacar la impactante imagen del día. Y es entonces cuando se abren debates paralelos [1] [2] sobre el dudoso uso que se hace de estas imágenes. Máxime cuando la familia emite un comunicado en el que pide cierto control y respeto hacia el fallecido (“¡Ya está bien! Una cosa es informar y otra cebarse”).

Peor es el error que comete lainformación.com. En su portada destacan un artículo crítico con el uso de las imágenes, a la vez que su ‘magnificamente diseñado’ agregador de noticias incluye en portada las imágenes del fallecido. En su blog 223 grados hacen apología de ética periodística y presumen de ser diferentes, ya que ellos no publican la foto en su noticia. Les llueven hostias. En los comentarios se lee de todo. Y ojo a su justificación:

[…] En concreto, la imagen que aparecía en la sección de agregación de vídeos. Nos gustaría aclarar que estas imágenes aparecen en la portada por agregación automática y se da la circunstancia de que en este momento del proyecto, en fase beta, no tenemos herramientas para retirar esos contenidos manualmente. Que no suene a excusa pero, por una vez, la culpa no es de los humanos sino de los robots.

Chapeau. Un humano crea un robot para que trabaje en su lugar, y si falla “es culpa del robot”. Nos lavamos las manos por si acaso.

Por otro lado, y para que no todo sea dar caña, dos ejemplos de cómo hacer lo mismo pero de forma más elegante. El primero La Voz de Galicia, que apuesta por la imágenes clásicas de los encierros. Y finalmente, una portada SOBERBIA, la del Diario de Noticias, que también acompaña a esta entrada. ¿No demuestra esto que se puede mostrar lo mismo sin recurrir a la sangre?

La cuestión sigue siendo la misma: ¿Hay que publicar todo lo que sucede o se debe respetar la intimidad? ¿Se considera esta imagen parte de la intimidad? ¿Se está respetando a la familia?

Ya lo decía yo

•28 junio 2009 • Dejar un comentario

Sinceramente, pensaba que nunca escribiría en este blog sobre Michael Jackson; idea que reafirmé tras su muerte. Pero la tentación es muy grande, demasiado.

Esta mañana, navegando por la extensa red me he encontrado con esto:

michael_jackson

Juro que esto es real. ¡Es Michael Jackson! No me jodas, es él. Me cago en la puta, ¡qué bueno! Maldita genialidad del publicista de turno. Joder, es genial. ¿A quién se le ocurrió? Es mi Dios. Me entran unas ganas de hacer el jodido test que no podéis imaginar. Ya lo decía el anuncio: ‘¿es hoy tu día?’.

Tela eh, tela.

Mi Tribu

•18 abril 2009 • 1 comentario

A continuación expongo mi modesta opinión sobre ‘La tribu’, el nuevo programa de Javier Sardá en el que aparecen los de siempre: Carlos Latre, Boris Izaguirre y Mercedes Milá.

¡La tribu es una puta mierda! La mayor basura que he visto en mi vida.

En serio, no sé como tuve el valor de aguantar tal bazofia. Tenía ganas de arrancarme los ojos y hacérmelos en una tortilla sin huevo porque manda cojones!!!!!

Es lo más bodrio y socarrón que han pasado por delante de mi desde la muerte de Franco.

Aquello, más que estrellas eran estrellados; y menos mal que una de las invitadas estaba buenísima que sino eso no se lo traga ni su novio!

Maldita escoria,  y encima me quieren vender que la Magdalena esa tiene buen tipo. ¡Pero VENGA! ¿Por quién coño me toman? ¿Se creen que soy gilipollas? “Cree el ladrón que todos son de su condición”. Pues eso, Sardá se pensó que éramos imbéciles.

Maldito subnormal,  joder. Que me hizo perder más de 2 horas de mis preciadas vacaciones. ¡Si lo llego a saber me cojo una botella de alcohol (siempre graduación superior a 40º) y me la bebo entera!

Hablando en serio: ¿se puede estar orgulloso de esa bazofia? ¡Que alguien me conteste!

Estoy hasta los huevos, hasta los mismísimos cojones de ver tanta mierda en televisión. Sólo pedía que no me entrasen ganas de colgarme de la soga.

Y lo de Risto. Si hay algo que odio más que nada,  es ver al puto Sardá fingiendo que algo que está totalmente preparado es improvisado. Te juro que me revienta ese papel de imbécil. Yo hubiese ido a darle 2 hostias bien dadas. Ya le explicaré yo qué coño es eso de hacer espectáculo;  subnormal.

Pues ale:

¡Con dos cojones!

•17 abril 2009 • 1 comentario

 

Casi nada. Años y años pegandose por todo, y ahora se defienden. Me refiero esta noticia que podemos leer en ‘El Mundo’.

Y es que, aunque no lo creamos, aún queda gente con dignidad, politicos que se dedican a lo suyo. Luis Herrero con dos cojones bien plantados, como Dios manda, ha salido a hacer su trabajo: defender a la clase política española. Viejos recuerdos me trae esto sobre la ya reconocida frase de Javier Sardá: “Con Aznar nos metemos nosotros, pero los de fuera se callan la boca”.

Y es que es verdad. Y es que ya tocaba. ¿Qué coño nos tiene que decir Sarkozy a nosotros? Aquí cada uno barre su país con la escoba que quiere. No puedo ni podré negar que el Gobierno de ZP está más que acabado, que apesta allá por donde se mire; pero en ningún lugar da pie a que indecentes provinientes de más allá de la frontera opinen o aireen sus ya de por sí repulsivas opiniones. Y sino, que el Señor Nicolas se enfrente a la opinión pública: que se pregunte el porqué de las huelgas generales, que se pregunte por qué han hechado atrás su rocambolesca idea contra la piratería.

Bravo por Luis Herrero, que por fin limpia el apestoso aliento que dejan nuestros políticos allí por donde pasan. Hay que tener clase y anteponer un país a las diferencias ideológicas. Y por poco que guste, Zapatero es nuestro presidente, el que nos representa allá donde vaya, y al que debemos defender e impedir que ensucien su imagen.

Lo dicho Sarko (me permito la confianza): ‘¿Y tú, enano, de qué vas?’